Centro de Educacion Emocional y Cultivo d e la Mente

 

Almagestalt en facebook
Myriam Delfini en Youtube
 

 

 

MI EXPERTISE

ACOMPAÑARTE A SANAR

LAS HERIDAS DE TU NIÑA NTERIOR

 

 

 

¿Qué es el Niño o Niña Interior?

Nuestro Niño interior es una parte

antigua de nosotros mismos que

aparece en forma de emociones,

pensamientos y sentimientos

ante determinadas circunstancias

que lo activan.

 

Todos hemos tenido heridas

emocionales en la infancia que

no pudimos resolver.

Si estas vivencias no fueron

reparadas, nuestro niño se

quedó dañado. Y aun de adultos

lo podemos sentir dentro de

nosotros. Porque crecer por

fuera no siempre implica crecer

por dentro.

 

Experiencias infantiles difíciles

Frecuentemente, los pequeños

y adolescentes pueden tener

experiencias vitales que les

hacen sentirse tristes, solos,

incomprendidos, juzgados,

avergonzados, enfadados,

desamparados o asustados.

Esto sucede generalmente

ante las críticas de los demás,

ante la invasión, la exigencia

o la exclusión. Y, en los casos

más graves, ante los abusos,

el abandono y la violencia.

Cuando estas experiencias

fueron muy intensas, muy

repetidas y/o no fueron

atendidas adecuadamente,

dejan una huella en nosotros.

 

Ausencia de reparación

Para poder enfrentarse a

estas situaciones de alta

carga emocional, los niños

necesitan experimentar

relaciones de confianza sólidas,

comprensivas, estables,

amorosas, respetuosas y

cariñosas.

Unos vínculos que les protejan

y acompañen emocionalmente

a enfrentarse a las dificultades

naturales de la vida.

Como responsabilidades,

situaciones sociales adversas,

nuevos escenarios, cambios…

 

¿Cuándo y cómo aparece

nuestro Niño interno?

 

Generalmente las situaciones

que invitan a que nuestro Niño

aparezca, son las experiencias

dolorosas previas no resueltas.

De modo que ahora de adultos,

ante determinadas situaciones y

personas, que se le pueden

parecer (una tarea difícil, un juicio

de un tercero, la soledad…), ese

Niño interior puede aparecer.

Entonces comenzamos a actuar,

pensar y sentir igual que lo

hacíamos cuando éramos pequeños.

 

Pensamiento infantil

Nuestra mente empieza a

funcionar igual que de

pequeños.

Entonces aparecen las ideas

infantiles que teníamos en

esos difíciles momentos.

También nuestros diálogos

internos en su forma y

contenido.

Así como las creencias

negativas inconscientes sobre

uno mismo, los demás y la vida.

 

Conductas infantiles

También cuando se activa nuestro

Niño interior, podemos empezar

a comportarnos de la misma

manera que lo hacíamos

entonces.

Por ejemplo, bloquearnos y no

hacer nada, fingir o hacer que

no se note nuestra turbación,

retraernos de las interacciones

sociales, irnos pronto, llamar

la atención de manera

inadecuada, mostrarse agresivo,

burlarse del otro…

Muchas son las estrategias que

los menores desarrollan en

momentos de cierta intensidad

emocional.

Y son los adultos los encargados,

con su ejemplo y enseñanzas

directas, de ayudarles a modular

su comportamiento para resolver

dichas situaciones.

 

Emociones antiguas y

necesidades insatisfechas

 

Cuando nuestro Niño interno

aparece, viene acompañado

del mundo emocional no

resuelto que sintió.

Así, es normal que en

determinadas situaciones nos

sintamos igual que lo hicimos

entonces. Igual de inseguros,

de avergonzados, de temerosos,

de enfadados.

Estas heridas emocionales

no resueltas siguen en nuestro

interior.

Y junto con ellas las necesidades

insatisfechas que ese pequeño

no tuvo.

Las ilusiones que no pudo cumplir,

la necesidad de protección, de

seguridad, de inclusión por

parte de los demás.

Siguiendo el ejemplo, en ese

grupo dónde no somos bien

incluidos, podemos empezar a

sentir una gran sensación de

inseguridad y mucha vergüenza.

Este patrón de pensamientos,

conductas y emociones, pueden

aparecer en unos pocos segundos.

Generalmente se desencadenan

en cascada, generando mucho

malestar. Y la mayor parte del

tiempo no somos conscientes de

lo que nos pasa.

 

Si no que lo asumimos como

normal, porque esto ya lo hemos

experimentado muchas veces.

 

¿Cómo trabajo en la práctica?

Primero trabajaremos juntos

para comprender lo que te pasa,

tus problemas y sus causas.

Para ello utilizaremos técnicas

de toma de consciencia y de

indagación.

También aprenderás a regular

tus pensamientos.

Un trabajo profundo para detener

tus pensamientos circulares,

obsesivos…

Para mí es básico que gestiones

saludablemente tus emociones.

Es decir, que puedas

identificarlas,

expresarlas

y descifrar qué

necesidad se oculta debajo de

cada emoción para satisfacerlas

por ti misma.

Aplicaremos técnicas de gestión

emocional y de Mindfulness.

También realizarás cambios en tu

comportamiento.

Juntas identificaremos conductas

perjudiciales (dependecias,

bloqueos, adicciones…).

Y desarrollaremos patrones alternativos.

Trabajaremos para resolver los

conflictos y/o traumas no resueltos.

Un pilar fundamental será el

trabajo con tu autoestima.

Para que aprenderás a tratarte

con amabilidad.

Así, trabajaremos con tus

diálogos interno y autocrítica.

 

Y finalmente, nos enfocaremos

en mejorar tus relaciones.

Para que puedas construir,

actualizar o sanar tus relaciones

personales (de pareja, familia,

hijos, amigos o compañeros).

Para ello, trabajaremos con tus

juegos psicológicos.

Y buscaremos alternativas que

te permitan ser tú misma y

sentirte en bienestar en tus

relaciones.

 

Reserva tu espacio

Cotactactam epor Whastapp

 

 

 

CENTRO ALMA GESTALT

"El Arte de Crear la Vida que Anhelas"